Te recordamos 3 prácticas sexuales con las que deberías tener el máximo  cuidado: follar a pelo, el fisting y el beso blanco.

Follar “a pelo”. Hay mayor riesgo ya que la zona del ano puede albergar mayor número de bacterias por motivos obvios y,  al haber mucha más fricción, se producen micro roturas en el ano durante la penetración que pueden ser la puerta de entrada de unas cuantas enfermedades. Por ello es siempre recomendable la utilización de preservativo para practicar sexo anal, a no ser que haya una total confianza en la pareja y la prueba mediante análisis de que todo está perfectamente entre los dos.

Fisting. Con mucha dilatación, es posible llegar a ponerla en práctica, pero no es demasiado recomendable: puede suponer numerosas lesiones de las mucosas del ano, desde una simple irritación o infección, hasta contusiones graves, como roturas musculares que pueden derivar en incontinencia fecal.

Beso blanco. A no ser que sea una pareja de total y absoluta confianza, el beso blanco es una práctica de riesgo ya que todo contacto del semen con la sangre puede transmitir enfermedades, por lo que una llaga en la boca puede ser peligrosa.

 

practicas sexuales