Estas son las posturas más peligrosas con las que corres el riesgo de que tu pene necesite una cirugía tras una fractura extremadamente dolora:

El pasivo arriba

En la postura en la que el penetrado toma el control y el activo se deja cabalgar, conocida por algunos como “el vaquero”, existe riesgo de fractura de pene. Usad lubricante.

El pasivo arriba de espaldas

“El vaquero inverso” tiene más riesgo para la entereza de tu pene por el ángulo de penetración.

A cuatro patas

Una postura muy popular, pero el ángulo también entraña peligro. Y si las dimensiones y la lubricación no son las adecuadas también ha riesgo de desgarro anal.

Posturas con movimientos contrarios

Si realizáis movimientos contrarios a la curvatura del pene del activo, ya sabéis que os la estáis jugando. Si el pasivo se mueve mucho tiene que ser consciente de hacia dónde tira el pene que tiene dentro para no hacer movimientos bruscos en sentido contrario.

Masturbándote

Sí, incluso tú solo tocándote en casa podrías romperte el pene si no tienes precaución. De hecho, la masturbación es la principal causa de fractura de pene. Hazte pajas, pero con cariño.