Si nos ponemos analizar estadísticas, veremos que teníamos una visión muy equivocada sobre las preferencias pornográficas de los hombres heterosexuales. Los hombres no siempre quieren ver escenas XXX dónde una pareja convencional mantiene relaciones sexuales sin más, ellos buscan contenido diferente de calidad con temáticas muy diversas a las que podríamos imaginar.

Gran parte de la población acepta haber visto alguna vez vídeos porno gayTodos los seres humanos somos curiosos por naturaleza y actuamos por impulsos, eso significa que todo aquello prohibido siempre nos ha llamado más la atención. Es muy probable que alguna vez en la vida hayamos recurrido al porno para conseguir un máximo nivel de excitación, o porque queremos satisfacer nuestras necesidades sexuales de alguna forma o porque nos apetece curiosear sobre un tema que actualmente aún se considera como un tabú. Sea por el motivo que sea, esto no es una ciencia matemática donde dos más dos son cuatro, aquí no hay nada exacto y para gustos colores. Con eso nos referimos a que no es pecado que un hombre con pareja sienta excitación mirando porno gay. y tampoco significa eso, que en realidad, sea un gay frustrado que no ha salido del armario. Los hombres heterosexuales pueden tener gustos o preferencias pornográficas distintas a las habituales sin necesidad de cambiar su orientación sexual. Simplemente que a veces para llegar al orgasmo, es necesario salir de lo convencional buscando otras perversiones o tendencias sexuales no habituales.

En definitiva, que te guste mirar sexo gay no implica que seas homosexual. El porno en general está hecho para dar placer aquellos que lo consumen, sin tabúes ni remordimientos. Se puede tener unos gustos a la hora de consumir porno pero luego no necesariamente tienes que tener sexo con un gay. El hombre heterosexual, busca inhibirse en una nueva experiencia y buscar su máximo grado de excitación mirando vídeos, imágenes o contenido gay sin serlo. Lo único que pretende es cubrir sus necesidades buscando el placer fuera de lo normal y convencional.