Facebook
Twitter

Category Archives: Curiosidades

Pablo II, el papa de los 400 amantes

Los antiguos papas cuentan con todo un oscuro historial donde la fe parecía quedar en un segundo plano. Algunos conspiraban contra monarcas u otros feligreses, mientras que otros simplemente hacían caso omiso a las escrituras. Un ejemplo de ello fue el pontífice Paulo II, o Pablo II.

Para entender a este singular hombre, nacido en el año 1417, cabe señalar que su intención no era liderar la Iglesia. Se estaba formando como mercader hasta que fue testigo de cómo su tío era proclamado papa. En este sentido, Pietro Barbo -su nombre real-, decidió seguir los pasos de su pariente.

Gracias a que era sobrino de Eugenio IV ascendió meteóricamente hasta convertirse en cardenal a la temprana edad de los 23. Finalmente, logró su tan ansiado puesto en 1464. Como nuevo papa, realizó una serie de reformas que generaron una gran polémica en Roma. “La afición del nuevo papa por la belleza material y las grandes fiestas quedó clara cuando introdujo en Roma la celebración del Carnaval, una fiesta excesivamente pagana para la correcta moral del cristianismo oficial”, escribe Ramón Martínez, autor del libro “Maricones de antaño”.

El papa llamaba la atención allá donde acudía. Quiso adquirir el nombre de Formoso II -“hermoso” en latín- aunque lograron convencerle de que no lo hiciera. No obstante, los rumores de los vicios del recién nombrado Paulo II recorrieron toda Roma.

El humanista y escritor Platina fue uno de los intelectuales que dejó constancia de su vida lujuriosa como pontífice. Y es que según las malas lenguas, organizaba todo tipo de fiestas a las que acudían jóvenes desnudos que satisfacían sexualmente a Paulo II.

En estas interminables orgías, al papa le gustaba ser atado para que lo maltrataran: disfrutaba con el daño físico. Posteriormente, los jóvenes recibían regalos si habían demostrado “una especial pericia en esas actividades”. Se dice que tuvo hasta 400 amantes que participaban en estos actos a lo largo de su vida como papa.

Su perversión sexual no se limitaba a aquellas fiestas. Al pontífice le excitaba observar cómo jóvenes desnudos eran torturados. La sola contemplación de aquello le daba un placer inimaginable.

El 26 de julio de 1471, a la edad de 53 años, Paulo II falleció y junto a él desaparecieron las fiestas juveniles que tanto escandalizaban a Roma. La versión oficial afirma que el Papa murió a causa de una indigestión provocada por un melón en mal estado. No obstante, todavía existe una anécdota más: “El rumor sostiene que Pablo II murió de un ataque al corazón mientras era sodomizado por un mozo de caballerías”. Unas habladurías que es posible que aireasen con intenciones espurias sus enemigos en la corte vaticana.

Luis XIII, el rey francés obsesionado con el sexo

Padre de Luis XIV, el Rey Sol, fue el último monarca francés antes de que el país galo viviera uno de sus momentos políticos más álgidos de su historia. La vida de Luis XIII ha llegado hasta nuestros tiempos con numerosos detalles gracias a su médico personal, quien además de anotar cualquier dolencia, dejó constancia de sus momentos más íntimos.

Creció junto a sus hermanos en el castillo de Saint-Germain-en-Laye y fue criado junto a los hijos bastardos de su padre. Tal y como relatan los testimonios de los diplomáticos de la época, aquel escenario de la corte era todo un caos.

El joven Luis también tenía un caos interno desde pequeño. Desde los 10 años sabía que le atraían los hombres. Sin embargo, también era conocedor, ya a esa temprana edad y por desgracia, de que no estaba bien visto enamorarse de una persona del mismo sexo.

En su formación como futuro rey, siempre se le insistió en la necesidad de dejar un heredero; debía engendrar un varón con una mujer. La temprana muerte de su padre Enrique IV cambió los planes de un reino que debía reajustar su gobierno. Hasta que Luis XIII fuera mayor de edad sería su madre quien reinaría en Francia.

Mientras tanto, el futuro monarca se escudó en la música, la pintura, la caza y sus sueños homoeróticos. Ya en 1615, su madre le obligaría a casarse con Ana de Austria, infanta de España e hija de Felipe III. Aquello fue considerado como una traición por parte de Luis. Debido a motivos evidentes, no consumó su matrimonio en la noche de bodas.

Aparte de su evidente insatisfacción con su esposa, Luis era un hombre interesado por la sexualidad humana. Llamaba a su pene “mi niño bonito” y se enamoró de un hombre 23 años mayor que él: Charles de Luynes.

Luynes había trabajado previamente para su padre y ahora formaba parte del Consejo de Estado de Luis XIII. Tal y como señala el catedrático y académico Louis Crompton en su libro “Homosexuality and Civilization”, el monarca trasladó a Charles a una instalación cerca de su residencia y le visitaba tanto de día como de noche. Luis XIII veía a Charles de Luynes más que a su propia esposa.

De hecho, fue el propio Charles, con quien el rey mantenía una relación que trascendía la amistad, quien le convenció de que yaciera con su esposa. Los historiadores, además de esta relación fuera del matrimonio, también mencionan un segundo amante. En este caso, Henri Coiffier de Ruzé.

Aunque algunos le califiquen como una mera amistad del rey, también se afirma que mantuvieron una aventura, lo cual hizo que Ana de Austria, sola y sin la atención de su esposo, buscara otros hombres por su cuenta.

La regencia de Luis XIII se prolongó hasta 1643 cuando, tras una breve enfermedad, murió a los 42 años. Su esposa, privada del amor de su marido pero engañada numerosas veces, pudo al menos dar a luz a dos hijos las contadas veces que Luis XIII se propuso acostarse con ella. Con Luis XIV iniciaba un nuevo reinado y una nueva época para Francia.

La famosa pareja de pingüinos gais tiene un segundo polluelo

Con su destreza paternal demostrada, ahora son los padres adoptivos del zoológico para los huevos abandonados por otras parejas de pingüinos.

Su primer polluelo, Lara, ha crecido y ha pasado a formar una familia propia, pero Sphen y Magic siguen más deseosos que nunca de formar parte de una familia y han acogido a un segundo polluelo.

El zoológico dijo: “Si una de nuestras parejas tiene demasiados huevos o no es buena para cuidar sus huevos, a veces los acogemos en otras parejas como Sphen y Magic. Le dimos a Sphen y a Magic un huevo para que lo incubaran, ya que han demostrado ser buenos padres en el pasado”.

Las parejas del mismo sexo no son raras entre los pingüinos. El zoológico explicó: “Los pingüinos, incluidos los gentoo, están entre las muchas especies en las que el emparejamiento macho-macho o hembra-hembra ocurre frecuentemente y somos afortunados de tener nuestra propia pareja macho-macho”. “Al igual que nuestros otros padres gentoo, Sphen y Magic son atentos e increíblemente cariñosos y nos sentimos privilegiados de tener un dúo tan asombroso en nuestra colonia”.

El zoológico agregó: “Lara tiene ahora dos años y nos sorprende cada día con lo independiente que es. A pesar de ser aún relativamente joven, intentó participar en la temporada de cría de este año”. “Ella y su pareja establecieron un nido y lo cuidaron cuidadosamente pero desafortunadamente no tuvieron éxito en la incubación de una descendencia. Esperamos ver cómo se va el año que viene y si le dará a Sphen and Magic un pequeño gran pingüino”.

La pareja ha sido inseparable durante años, y los guardianes del zoológico dicen que Sphen demostró su amor por la magia dándole una “piedra especial” que es “el equivalente a proponer en el lenguaje amoroso de los pingüinos”.

El año pasado, las madres lesbianas de los pingüinos incubaron un polluelo en el Acuario de Vida Marina de Londres.

Aunque la homosexualidad es común en muchas especies animales, la homofobia, un problema notorio entre los humanos, aún no se ha visto en el reino animal.

Pinguinas lesbianas tienen un bebé

Una pareja de pingüinos gais ha dado la bienvenida a su primer bebé.

Los padres, Electra y Viola, sin duda, se enfadarán con algunos homófobos mientras crían a su polluelo adoptado en el Acuario del Oceanogràfic en Valencia. La pareja adoptó el huevo de otra pareja de pingüinos y lo incubaron ellos mismos y son uno de los tres polluelos que han nacido en la colonia de 25 pingüinos papúa en esta temporada de reproducción.

Los cuidadores del zoológico están posponiendo el nombre del bebé mientras esperan a hacer los análisis de sangre cuando tengan seis semanas para determinar su sexo.

El cuidador de aves del acuario, Carlos Barros, explicó que el personal notó que los pingüinos mostraban un comportamiento reproductivo común y construyeron nidos usando piedras juntas. Las piedras también son utilizadas por las aves en los rituales de apareamiento y son dadas a las hembras por los machos. Así que los cuidadores del zoológico decidieron darles un huevo para que lo criaran juntos.

Electra y Viola no son la única pareja de pingüinos gay que entra en escena, también están los australianos, Sphen y Magic, y los alemanes, Skip y Ping.

El comportamiento del mismo sexo se ha observado en más de 1.500 especies animales, dicen los científicos. Un hecho que ha confundido a los biólogos evolutivos ya que parece no tener beneficios evolutivos. Esta “paradoja darwiniana” ha planteado a menudo la cuestión de por qué este comportamiento evoluciona y persiste, aunque no ayude a la reproducción. Pero los investigadores dicen que esto es hacer la pregunta equivocada. En su lugar, los científicos deberían dar la vuelta a las suposiciones subyacentes, a menudo homofóbicas, de toda un ala de la biología y buscar “relajar las restricciones tradicionales de la teoría de la evolución”, dijo un autor en un artículo que sugiere que los hábitos de apareamiento bisexual son la “condición original” de todos los animales que tienen relaciones sexuales.

La tribu de los Etoro y la homosexualidad

La tribu de los Etoro convive en la isla de Papúa situada en Nueva Guinea. El colectivo está conformado por un total de aproximadamente 400 personas que se dedican en grupo a la caza y a la agricultura. Como cualquier otra tribu cuentan con su sistema de creencias, ritos y prácticas relacionadas con la maduración y el paso a la adultez.

Su cultura presenta una gran riqueza, aunque si por algo se caracterizan los Etoro es por promover las prácticas homosexuales entre los hombres relegando las heterosexuales únicamente a la procreación y a la continuación de la especie.

Esta tribu presenta una concepción sobre la sexualidad algo particular. Entre algunas de sus creencias destaca el significado que le otorgan al semen. Según sus creencias, el semen no es creado literalmente por el propio cuerpo sino que los jóvenes deben ser inseminados por otros hombres de edad adulta para que sean más viriles.

Además, según creen, las mujeres deben recibir el semen de otros hombres en su boca después del parto para que estas puedan producir una leche maternal de calidad para los recién nacidos.

Según los Etoro el semen presenta un importancia vital. Es por eso por lo que los varones de 12 años adquieren una especie de tutor (hombre adulto) con el que deberán vivir de forma conjunta. Este tutor le proporcionará conocimientos acerca de la caza, el cultivo y además le inseminará a diario para que gane vitalidad y vigor.

Estos jóvenes deberán pasar un tiempo aislados con sus hombres adultos en un territorio restringido para las mujeres y al que ellas no pueden acceder. No es hasta los 20 años cuando el joven pasa a ser un hombre adulto como tal. En ese momento, pasan de ser inseminados a ser inseminadores. Para que este joven pase a considerarse adulto todos los hombres maduros deben eyacular de forma simultanea en su boca.

En esta tribu las relaciones heterosexuales se caracterizan por ser realmente poco comunes. De hecho, si se produce algún matrimonio el hombre y la mujer no llegan a convivir bajo el mismo techo. De hecho el marido convive con un joven varón que es con el que practica las relaciones sexuales.

En realidad el papel de la mujer queda muy difuso dentro de esta tribu pues los vínculos afectivos cobran especial protagonismo entre hombres.