Facebook
Twitter

Category Archives: Curiosidades

Curiosidades sexuales

En la antigua Grecia los hombres adultos que buscaban a un jovencito como amante eran hombres casados, con hijos, que solían frecuentar prostitutas. El gay maduro y el travestido eran considerados infames y castigados por la ley, que les impedía ejercer sus derechos como ciudadanos.

La cultura hindú considera la homosexualidad como algo negativo, de hecho los actos homosexuales están prohibidos en la India, aunque no el travestismo.

Los baños públicos eran un lugar de encuentro, y los intercambios de pareja eran muy utilizados. Como apunte original surge el amor platónico, que era el sentimiento, más espiritual que físico, que Platón sintió por su maestro, Sócrates; admiraba de él su inteligencia, su forma de ser… de ahí que hoy en día un amor platónico sea casi inexplicable por quien lo sufre. Por tanto, las relaciones homosexuales han estado presentes a los largo de toda la Historia.

Ocultas durante una época muy larga, que va del siglo X hasta el XVI, más o menos, en Francia se volvieron a retomar estas prácticas, pero eso sí, no con la libertad de a época clásica.

Por lo que a Oriente se refiere, las relaciones homosexuales han estado ahí latentes tanto en dinastías como en el pueblo llano. Aunque siempre llaman la atención las relaciones entre reyes y súbditos, etc. Incluso algunos dioses y divinidades tenían rasgos homosexuales.

 

La cultura maya y la homosexualidad

Los mayas eran bastante tolerantes con la homosexualidad. Se conoce la existencia de rituales sexuales que incluían relaciones homosexuales, aunque, jurídicamente la sodomía estaba condenada a muerte. No obstante la sociedad maya era muy diferente, ya que se consideraba preferible la homosexualidad al sexo prematrimonial. Se sabe que muchos nobles mayas requerían los servicios de esclavos sexuales para sus hijos.

Sin embargo, la civilización azteca era extremadamente intolerante hacia la homosexualidad. A pesar de ello, aparecen numerosos elementos que nos hacen pensar que esta intolerancia no sería tan rígida. Algunos de sus rituales contenían elementos homoeróticos. Por ejemplo, dentro de su religión, la diosa azteca Xochiquetzal, que bajo su aspecto masculino recibía el nombre de Xochipilli, era la protectora de la prostitución masculina y la homosexualidad.

Por otra parte, las tribus vecinas Zapotecas han mantenido un elemento gay en su sociedad. Aún quedan hoy en día los llamados “muxe”, considerados como un tercer sexo. Su figura se remonta al periodo prehispánico. Tienen como rol el de iniciar sexualmente a muchachos adolescentes. Las mujeres no pueden formar parte de este rito de iniciación sexual ya que socialmente han de llegar castas al matrimonio. Como elemento científico hay que destacar que en los años 70 se realizó un estudio en el que aproximadamente el 6% de la población masculina del Istmo de Tehuantepec son muxes.

En las regiones de Centroamérica y el Caribe, la homosexualidad era considerada frecuentemente como seres especiales, muy ligados a la figura del chamán de la tribu, tanto que era casi un requisito indispensable. Se les consideraba buenos augurios y portadores de la buena suerte. El chamán podía representar así lo masculino y lo femenino en el mismo ser, lo que era considerado como una persona fuente de sabiduría.

Por último, en América del Sur, la homosexualidad estaba ligada, en general, a conceptos de carácter religioso y sagrado. Incluso las relaciones lésbicas estaban bien vistas. A pesar de que eran prácticas habituales, como ocurría en la cultura maya, las leyes dictaban castigos contra los homosexuales, y se conocen algunos datos de castigos relacionados con esto.

En el Imperio Inca a un gay se le denominaba hualmishcu y a una lesbiana holjoshta. Mientras tanto, pampayruna significaba “hombre puto”. Los prostitutos en el Imperio Inca eran muy conocidos y cotizados.

Los incas tenían gran devoción por las mujeres, teniendo ellas una libertad en el trato social que les permitía desenvolverse llegando a contar con muchos privilegios y hasta de participar en combates militares. El rey Kapak Yupanqui era conocido por sentir veneración y cariño por las mujeres lesbianas.

Tras la llegada de los colonizadores europeos la moral existente en la América precolombina cambió. La imposición dogmática de un nuevo sistema político, social, cultural y religioso, junto a la conversión al cristianismo, supuso la eliminación de las creencias y prácticas de las culturas precolombinas, más allá de la tolerancia de las prácticas gays. Así pues, la homosexualidad pasó a estar mal vista.

Durante el proceso de evangelización de los indígenas americanos tras la conquista española, los eclesiásticos observaron que cualquier varón podía ser hija y así los padres “le vestían de mujer, le enseñaban artes, le buscaban marido y le casaban”. Quizá sea una exageración, pero muestra la visión europea que se tenía de las prácticas homosexuales en América.

Hubo crueles castigos contra los homosexuales durante la evangelización, decretando frecuentes castigos que aplicaban la sentencia de muerte, como, por ejemplo, a manos de las fauces de una jauría de perros.

 

Entendiendo las siglas

Cuando leemos en los medios de comunicación expresiones como “comunidad LGBTI” muchas veces no sabemos a qué se refieren con todas esas letras. Para entender su significado ahí va una pequeña explicación de esas y otras letras:

Lesbiana

Las lesbianas son las personas que se identifican como mujeres y que sienten atracción sexual por otras mujeres. La palabra lesbiana se deriva de Lesbos, la isla griega que fue casa de la poetiza Safo en el siglo V a. C. (es decir que ella vivió hace poco más de 2 mil 500 años). La poca obra que tenemos de esta mujer describe la vida durante esa época y cómo Safo estaba a cargo de un grupo de mujeres para instruirlas. También se habla de los rituales de estas mujeres y de cómo se centraban en la belleza femenina y proclamaban su

Gay

Los gays son los individuos que se identifican como hombres que sienten atracción sexual por otros hombres. El término gay viene de la palabra en castellano “gaya”, que significa alegre o vistoso y encuentra su origen en el vocablo provenzal “gai”. Es también un anglicismo de origen occitano (y no del inglés). La palabra “gay” en inglés hacía referencia también a lo alegre y al mismo tiempo a lo atractivo.

Bisexual

Las personas que se identifican como bisexuales se sienten atraídos sexualmente tanto por los hombres como por las mujeres. Muchos de ellos reciben una discriminación distinta a la de gays y lesbianas ya que muchas veces se invisibiliza su preferencia sexual (mucha gente no se toma en serio la bisexualidad de otras personas y creen que son homosexuales reprimidos o personas “indecisas” lo que causa depresión en las personas bisexuales). Lo cierto es que hay un gran registro de comportamientos bisexuales en la historia de la humanidad como es el caso de la pintora Frida Kahlo o el mismísimo Julio César. Las personas bisexuales pueden expresar mayor preferencia por alguno de ambos géneros.

Travesti

Las personas que se identifican como travestis son las que se expresan y visten de acuerdo al género opuesto. Hay muchos tipos de travestismo (incluido el Drag que es la exageración de los atributos de alguno de ambos géneros) y en la historia se ha registrado este comportamiento tanto en seres reales como en personajes famosos de la cultura popular.

Transexual

Para los transexuales, su identidad no coincide con el rol e identidad de género que les fue asignados al nacer. Esto viene de la distinción entre sexo, género y orientación sexual. Mientras que hay personas que nacen con un tipo de genitales y se identifican como hombres, hay quienes nacen con el mismo tipo de genitales y se identifican como mujeres (incluso hay quienes tienen esos mismos genitales y se identifican con identidades no establecidas en esta dicotomía “hombre/mujer”, como es el caso de los Queer). Los transexuales asumen la identidad opuesta a la que les asignaron (en la dicotomía “hombre/mujer”) y pasan por una transformación que implica un cambio de sexo (es decir, de los caracteres sexuales primarios y secundarios). Un serio problema por el que pasan es el desconocimiento por parte de las autoridades de su nueva identidad y la falta de leyes que haga legal este proceso de transición.

Transgénero

El término transgénero hace referencia a las personas cuyas identidades de género son diferentes del género que se les asignó al nacer. A diferencia de los transexuales, los transgénero no necesariamente tienen la finalidad de hacer un cambio de sexo al adoptar otra identidad de género.

Intersexual

Las personas intersexuales cuentan con características tanto genéticas como fisiológicas del sexo masculino y femenino. Históricamente se les ha mutilado para que sus cuerpos se metan a la fuerza en la norma “hombre/mujer”.

Queer

Una persona que se identifica con la identidad queer, es aquella que piensa las relaciones, preferencia sexual, la identidad y la expresión de un género fuera de la heteronormatividad, es decir, no se rige por las imposiciones de género que parten del supuesto de que los seres humanos están limitados a la identidad de varón y mujer.

Asexual

La asexualidad se define como la falta de atracción o deseo sexual hacia cualquier persona. No es como el celibato, pues la asexualidad no se trata de una decisión sino que conforma parte de una orientación y una preferencia sexual.

 

Los vikingos y la homosexualidad

Ante la necesidad de tener descendencia hacía imposible la convivencia exclusivamente homosexual en la sociedad vikinga. Sin embargo, como en otras culturas antiguas era habitual la práctica de la homosexualidad. Los vikingos no lo consideraban mal, especialmente sí se practicaba de forma activa. Relacionaban el deseo homosexual con la brujería.

Las objeciones a las relaciones homosexuales eran más bien por afectar al estatus o a la independencia más que por cuestiones morales. Con la llegada del cristianismo se produce la tradicional condena de la homosexualidad.

No hay ejemplos notorios de parejas homosexuales en los registros nórdicos; de hecho, la idea de vivir una existencia exclusivamente homosexual es un concepto moderno de la sociedad occidental actual.

En una sociedad, como ésta, donde la procreación era tan importante, las conductas homosexuales eran criticadas solo cuando estos se negaban al matrimonio.

Aunque no estaba bien vista la homosexualidad, tampoco era vista como un tabú, ni nada raro, pues la moralidad vikinga era muy permisiva.

La homosexualidad vikinga como en la mayoría de las culturas antiguas no estaba concebida como en la actualidad, sino era entendida como un binomio activo/pasivo. El homosexual activo era visto desde una posición de dominación, mientras que el pasivo significaba sumisión y resultaba vergonzoso para el vikingo. Así, los vikingos utilizaban los términos “ERGI” o “REGI” para describir al pasivo, llamándole afeminado.

La homosexualidad pasiva estaba mal vista, por ello los vikingos castraban y sodomizaban a los enemigos vencidos. El pensamiento vikingo era que si un hombre se sometiese a otro hombre en asuntos sexuales, haría lo mismo en otras áreas, sería un seguidor en lugar de un jefe o líder, o estaría en un plano inferior al otro. Por tanto, las relaciones homosexuales atañían bien a la independencia o al status de lo que la ética nórdica planteaba.

Ser usado sexualmente por otro hombre era comparado a la cobardía, asociado a la agresión sexual que se practicaba a los enemigos vencidos.

Los vikingos consideraban que la vejez hacía que el hombre fuera hacia la homosexualidad. Hay un proverbio vikingo que dice “todos se hacen homosexuales cuando llegan a la vejez”De esta forma se iba aceptando la homosexualidad una vez que el hombre había formado una familia y se hacía anciano, es decir, una vez que había cumplido con su aportación social de familia e hijos a la sociedad.

Parece ser que existía un cuerpo sacerdotal al servicio de Dios Freyr, que eran homosexuales, pues se vestían y peinaban como las mujeres. Tenían un comportamiento claramente afeminado.

Hay un manuscrito del siglo XIV donde aparece la prostitución masculina de carácter homosexual. Este papel es claro que lo ejercían los esclavos y tenían una consideración social mínima. El pago era por muy poco dinero, pero sí había prostitución homosexual es porque había demanda.

En todos los artículos de sexo hasta ahora publicados, vemos como la homosexualidad masculina está perfectamente documentada. Sin embargo, el lesbianismo no aparece y está claro que existía, pero esta no aparición de la misma se debe a que el único papel sexual que se reservaba a las mujeres era la reproductora.

Aquellos escandinavos que trataran de huir del matrimonio debido a su orientación sexual eran castigados: al hombre que huía del matrimonio se le llamaba FUÐFLOGI (hombre que se aleja de la vagina) y a la mujer que hacía lo propio se le llamaba FLANNFLUGA (mujer que se aleja del pene).

La evidencia de las Sagas muestra que la homosexualidad masculina se trataba de dos formas: no había nada extraño o vergonzoso en mantener relaciones con otro hombre si se cumplía un rol activo. Lo deshonroso era cumplir el rol pasivo.

Los mitos y leyendas vikingas de la Alta Edad Media (periodo pagano) sugieren que los Dioses y héroes nórdicos solían mantener relaciones homosexuales, lo que podría indicar que la Escandinavia vikinga precristiana podía ser más tolerante.

En la legislación pre-cristiana no hay ninguna ley que prohíba o permita la homosexualidad, pero se menciona indirectamente numerosas veces en las leyes contra las ofensas e insultos.

Por ejemplo, en el código legal Grágás hay tres términos graves cuando se llama afeminado, que dan lugar a una demanda cuando son dichos a un hombre, o si es usado sexualmente por otro hombre, entonces el perjudicado puede entablar una demanda por términos de abuso, e incluso tiene la posibilidad de vengarse en combate por esas palabras empleadas contra él.

También se menciona que aquellos que intentaban evitar el matrimonio eran penalizados por la ley.

Las Sagas son relatos épicos, en donde es frecuente la aparición de prácticas homosexuales. En la saga GRETTLA, hay un poema GRETTISFÆRSLA, relata que ha tenido relaciones sexuales con”doncellas y viudas, las esposas de todo el mundo, los hijos de los agricultores, deanes y cortesanos, abades y abadesas, vacas y terneros, en verdad con casi todas las criaturas vivientes”.

En la saga sturlunga Gudmund rapta a un hombre y a su esposa y planea violar tanto a la mujer como al hombre como un medio de humillación.

En el manuscrito de sagas Mooruvallabok, que es del siglo XIV, se menciona el término argaskattr, lo que parece significar a la prostitución masculina.

Como podemos comprobar, la libertad sexual en el mundo vikingo era muy amplia pero esta va cambiando en la misma medida que el papel de la Iglesia se introduce en ella, produciendo unas restricciones parecidas al resto de la Europa cristiana.

 

Los gays que hay en el planeta

Un estudio realizado por Dalia Research en Europa llegó a la conclusión de que el 5,9% de los europeos son gays, o al menos eso respondían sus encuestados. En Alemania la cifra subía hasta un 7,4% y en Hungría tocaba fondo en un 1,5%. España era el segundo país con mayor población LGBT, con un 6,9%. Hay que matizar que este estudio no daba solo una opción, es decir, elegir entre gay o hetero, sino que ofrecía la posibilidad de elegir un punto en la escala Kinsey. Así los europeos no heterosexuales llegaban hasta el 10%.

Hablando de Kinsey tenemos que hacer referencia al pionero informe Kinsey, que en los años 40 y 50 estudió la sexualidad de los ciudadanos de Estados Unidos. El doctor Alfred Kinsey dirigió los estudios “Comportamiento sexual del varón” y “Comportamiento sexual de la mujer”, en los que se usó una escala de 7 puntos para definir la sexualidad. El 0 era para personas heterosexuales por completo, el 6 era para personas homosexuales por completo. La conclusión a la que Kinsey llegó era que a excepción de un pequeño porcentaje de la población, todos somos un poco gays o bisexuales, ya que el valor 0 era muy escaso. Sus estudios también aseguraban que el 37% de los hombres de Estados Unidos habían llegado al orgasmo junto a otro hombre en su adolescencia. ¿Experiencias gays en la juventud o masturbaciones grupales entre adolescentes?

En España en la década de los 00 se realizaron varios estudios sobre la cantidad de gays. En el año 2007 un estudio entre alumnos de secundaria sacó estas cifras como conclusión tras una muestra de más de 4.600 jóvenes: el 14,8% de los hombres no se declaran heterosexuales (0,92% homosexual) y el 16,84% de las mujeres no se declaran heterosexuales (0,64% lesbianas). ¿Cambiarían mucho estas cifras 11 años después? Seguro que sí. Otro estudio que se hizo en 2009 entre más de 500 alumnos universitarios dio cifras ligeramente diferentes: el 14,4% de los hombres no se declaran heterosexuales (6,1% homosexuales) y el 11,1% de las mujeres no se consideran heterosexuales (0,7% lesbianas).

Ha habido estudios similares que nos dan cifras dispares en otros muchos países, tales como Francia, Noruega, Gran Bretaña, Dinamarca, Canadá, Brasil, Australia o Estados Unidos. Por ejemplo, un estudio australiano del año 2001 decía que solo un 1,6% de los hombres se identificaba como gay, mientras que un estudio brasileño del año 2008 daba datos como que en Río de Janeiro un 19,3% de los hombres sienten atracción por otros hombres.