Facebook
Twitter

Tag Archives: Kamasutra

Kamasutra Gay II

 

Seguimos con las posturas del KAMASUTRA GAY. Esperamos que las anteriores ya las hayas practicado.

 

El MISIONERO

Esta es la postura más convencional. En ella, uno de los dos tíos se tumba sobre su espalda y el otro se coloca entre sus piernas para que se la meta. Tiene la ventaja de que los dos, al situarse cara a cara, pueden verse y besarse. Además, favorece una penetración más profunda, que será más intensa si el pasivo flexiona sus rodillas y las sube hasta sus hombros. Como inconvenientes hay que señalar que no es una postura muy cómoda en el caso de que el activo sea demasiado corpulento.

 

El PULPO

El pasivo se acuesta sobre su espalda, mientras que el activo se sitúa entre sus piernas, empotrándose sobre las caderas y el culo del pasivo, que descansan sobre sus muslos. La intensidad, fuerza y profundidad de la penetración depende de la forma en que el activo encaje sus propias caderas entre las del pasivo. El activo tiene libertad para acariciar el pecho, el torso o la polla del pasivo, y de la misma manera ambos se encuentran cara a cara. Entre los inconvenientes se encuentra la falta de libertad de movimientos del pasivo, que además mantiene una posición arqueada de la espalda, que apoya sólo en el cuello, por lo que se puede lesionar.

 

LOS DOS PILARES

En esta posición los dos tíos se encuentran de pie, de ahí el nombre. El activo se la mete al pasivo estando de pie detrás de él. El activo es quien marca enteramente el ritmo, intensidad y profundidad de la penetración, que el pasivo puede incrementar si se agacha aún más apoyándose en algo. El activo puede estimular con la mano el pecho, el torso y el rabo del activo. Al no verse cara a cara cabe mayor juego para la fantasía sexual, cada cual puede imaginarse teniendo la relación con quien se le antoje. Al ser la penetración muy intensa puede ser dolorosa para los inexpertos. Es conveniente que los dos tengan la misma estatura.

Kamasutra Gay I

 

Aunque ya sabemos que eres muy cerdo en la cama (o donde sea) y que seguro que ya conoces todas y cada una de las posturas del Kamasutra gay, no está de más recordarlas. De vez en cuando colgaremos un post con algunas posturas. De momento, te dejamos con las más típicas. Que las disfrutes.

 

EL PERRITO

El tío que hace de pasivo debe colocarse sobre sus manos y rodillas, mientras que el activo se arrodilla detrás de él. El ano del pasivo se estrecha debido al músculo del pubis lo que hace que la penetración pueda ser dolorosa si no es acompañada de una buena lubricación y de la estimulación preliminar con los dedos o la lengua. El activo puede moverse muy rápidamente y agudizar la excitación. El movimiento puede ser mutuo siendo el activo el que guíe el acto cogiendo al pasivo por la cintura, el culo o los hombros. Para que el “perrito” sea “perrito”, el pasivo (o los dos) debe tener las rodillas sobre el suelo.

 

 

A HORCAJADAS

En esta postura, el que hace de activo se tumba sobre su espalda, con las piernas abiertas y el pasivo se sienta sobre él, apoyándose en sus rodillas. El ritmo, intensidad y profundidad de la penetración lo marca el pasivo, al mismo tiempo ambos pueden verse cara a cara, manteniendo el contacto visual, mientras que el activo puede jugar con sus manos con la polla del pasivo que yace delante de él sobre su pecho. Entre los inconvenientes hay que destacar que esta postura hace sufrir mucho los músculos gemelos y rodillas del pasivo, que soportan el esfuerzo.

 

 

EL CABALLO

Al estilo del viejo oeste, en esta posición el pasivo se tumba boca abajo muy relajado intentando dejar el ano lo más expuesto posible. El activo se coloca justo sobre él y se incorpora como montando un caballo. Esto le permite al activo tener libertad absoluta para moverse y cabalgar al pasivo. El pasivo está lo suficientemente cómodo como para aguantar la embestida. El activo también puede apretar con sus rodillas el cuerpo del pasivo para ajustar el roce y tener un dominio absoluto del movimiento.

 

 

Nuevas posturas kamasutra

Aquí tienes 5 posturas del kamasutra para que, en cuanto tengas ocasión, las pongas en práctica:

 

La Vela

El pasivo tumbado pone en 90 grados sus piernas juntas que son sujetadas por el activo quien debe levantar la cadera del pasivo a buena distancia de la cama respecto al resto del cuerpo. El orificio anal queda perfectamente expuesto y el activo se puede ajustar anatómicamente con una penetración profunda, además que el hecho de las piernas cerradas hacen que el ducto se estreche y la fricción sea mayor. Se hace cómoda para el pasivo ya que el activo puede sujetar sus piernas y la elevación produce una sensación adicional de placer. Si el activo tiene suficiente destreza puede también masturbar a su compañero.

 

La vela

 

El Sapo

La posición es como en la foto aunque ahí el modelo de atrás está más arriba. El pasivo de rodilla y apoyado firmemente en sus brazos se asegura de poner lo más atrás y arriba el culo de forma que quede lo más expuesto el orificio. El activo se pone en cuclillas detrás de él intentando bajar lo posible para quedar perfectamente ajustado a la cadera de su compañero. Apoya los brazos en las piernas del pasivo e incluso las piernas al quedar a cada lado de la cadera puede usarlas para “ajustar” el balance. El pasivo, por estar en posición similar a la fecal, los músculos en torno al ano tienden a distenderse más. Aunque la penetración es menos profunda que con otras posturas, sirve para moverse rápidamente.

 

El sapo

 

La Silla Colgante

El pasivo recostado sube las piernas y las monta sobre los hombros del activo, quien puede medir la altura e inclinación que debe poner para una mejor penetración. Las caderas del pasivo quedan algo elevadas y los muslos cercanos a su pecho por lo que el orificio anal sube y queda expuesto de forma que la penetración es vertical. El activo puede apoyar las rodillas en la cama o si tienen la resistencia ponerse en la posición de flexiones. Esto último permite dejar ver la penetración perfectamente.

 

La silla colgante

 

El Grillo

El grillo es una de las posiciones experimentales de otras posturas. El pasivo tumbado de medio lado flexiona la pierna que quede del lado superior y el activo lo penetra desde atrás pero introduciendo el pene no horizontalmente en la abertura anal sino vertical. Esto produce una sensación de roce distinta a la clásica introducción del pene. El activo domina el ritmo y la intensidad de la fricción y su compañero puede relajarse mejor por estar tumbado. El activo también puede poner su pierna superior sobre la del pasivo para darse más estabilidad en el ritmo.

 

El grillo

 

El Rimming

La posición realmente puede ser variada y el receptor simplemente tienen que dejar su ano lo más expuesto y cómodo posible para su pareja. El receptor boca arriba puede de pronto controlar más sus piernas sosteniéndolas mientras el atacante le mete la lengua y a la vez ver perfectamente mientras se lo hacen. Otros prefieren ponerse de espalda por ser más cómodo y poder relajar más los músculos de la zona.

 

El rimming

 

Posturas del kamasutra

Nada mejor para comenzar un lunes que una posturitas del kamasutra. A ver si te gustan y las pones en práctica.

 

La barra

Produce una intensa estimulación del ano, permitiendo una penetración profunda. El pasivo debe tumbarse de lado. El activo entonces se colocará apoyado sobre las rodillas, con las piernas semi abiertas, sobre una de las piernas del compañero,sujetando la otra pierna colocándosela en el hombro. La postura puede variar si la pierna que permanece sobre el hombro del activo se baja quedando doblada. De esta forma el ano se estrecha y la sensación es mayor

 

La barra

La gran V

Esta postura del kamasutra puede realizarse sobre una mesa o una cama. La única diferencia está en que el activo estará de pie o de rodillas según el lugar que elijan. El chico que es penetrado debe tumbarse con las piernas abiertas y subidas unos 90 grados mientras que el activo se las sujetará  manteniéndolas estáticas mientras penetra a su compañero. En esta postura la penetración es muy profunda y el placer intenso,quedando todo el movimiento en manos del activo. Conforme avance el acto, puede variarse cerrando las piernas del pasivo, colocándolas sobre los hombros o sujetándolas frente al cuerpo.

 

 Gran V

 

El misionero

Quizás la postura más tradicional para el acto sexual. La penetración es bastante profunda y el contacto entre ambos muy intenso, provocando un orgasmo que aumenta progresivamente.El ángulo de la penetración es favorable para la estimulación de la próstata lo que aumenta el placer del penetrado. Simplemente los amantes se encuentran tumbados mirándose el uno al otro con el activo encima colocado ente las piernas del pasivo. Éste podrá estirar sus piernas o bien doblarlas abrazando a su amante,experimentando diferentes sensaciones puesto que el ano se abrirá o estrechará según la posición.

 

elmisionero2

 

El perrito

Esta postura del kamasutra es muy popular puesto que el sexo anal, en muchos casos, se asocia a la misma. El chico que es penetrado debe colocarse sobre sus manos y rodillas mientras que el otro se arrodillará detrás de él. El ano del penetrado se estrecha debido al músculo del pubis lo que hace que la penetración pueda ser dolorosa si no es acompañada de una buena lubricación y de la estimulación preliminar con los dedos o la lengua. El que penetra puede moverse muy rápidamente y agudizar la excitación. El movimiento puede ser mutuo siendo el activo el que guíe el acto cogiendo al penetrado por la cintura, el culo o los hombros.

 

elperrito3

 

El esclavo

Para realizar esta postura, el chico que va a ser penetrado debe tumbarse sobre una superficie con las piernas dobladas llevadas hacia el pecho. Con los brazos entre las piernas puede tomarse los pies para mantener más estable la postura. El chico activo se colocará detrás para penetrarlo apoyado sobre sus rodillas y agarrando también las piernas de su amante. La penetración en esta posición es muy, muy profunda puesto que el ano se relaja, siendo el chico activo el que controla el movimiento. Además, éste podrá masturbar a su compañero. Si se quieres variar de postura nosotros recomendamos que se pase a la de la gran V, ya que no requiere interrumpir la penetración.

 

El esclavo

 

Los dos pilares

Una posición por sobre todo práctica para aquellos momentos en que no se gozan de condiciones de comodidad para el acto sexual, aunque no es limitativo y se puede aplicar en cualquier ocasión.

Lo ideal en esta postura es que ambos tuvieran la estatura lo más similar posible. El activo de pie simplemente se pone detrás del pasivo y lo penetra, el pasivo debe proyectar un poco su ano para que quede lo más directo y su compañero quedará siempre un poco más abajo para poder cumplir con la altura a la que queda el ano.

Por estar erguido, el pasivo relaja menos los musculos y la penetración es más intensa, lo más cómodo es que inicialmente el pasivo se incline un poco adelante hasta que el activo lo introduzca por completo y luego ergurise ambos. Es buena para abrazarse y darle besos en la espalda al compañero, además de poder masturbarlo sin problemas.

Si se ponen contra una pared les será más cómodo pero también si el activo abre un poco las piernas tendrán buen balance

 

Los dos pilares

 

 

Pues esto es todo.  Lo dicho, ahora solo falta que las pongas en práctica.

 

Guía sexual: ¿cómo tener sexo anal sin dolor?

Hemos recibido alguna petición de alguno de vosotros pidiendo algunos trucos para que el sexo anal no duela, o duela lo menos posible. Hoy os enseñamos nuestros trucos.

pareja-gay

Llega el fin de semana, y es el momento de salir a ligar y poner toda la carne en el asador. Queremos que este finde no pares de ligar, y te vamos a dar unos truquitos para que el sexo anal sea lo más placentero y lo menos doloroso posible. Tanto si eres un adalid experimentado como si aún estás un poco verde en el tema, nuestra guía te trae trucos que, quizás, no conozcas, y que seguro te van a ser de muchísima utilidad.

La exploración de la zona

Lo primero que tienes que tener en cuenta es que el ano es un músculo que, al estar nervioso, se puede contraer. El anillo interior es imposible controlarlo en este sentido, pero el exterior somos capaces de domarlo desde niños. Primero juega con tu pareja a explorarlo. Los besos, las caricias, introducir uno o dos dedos (usando siempre lubricantes con base de agua) puede ser una buena y excitante forma de estimularlo. Y también la lengua, por supuesto. Rompe con tus tabúes sobre el beso negro y lánzate a practicarlo. Seguro que te acaba encantando.

La masturbación

Si te estás pajeando (o te pajean) mientras te penetran, el dolor se minimizará, dado a que el cerebro también estará concentrado en el placer. Llegados a este punto, os recordamos no practicar nunca el sexo anal sin usar condón. Más vale prevenir… A lo que íbamos. Recuerda, además, que la próstata se encuentra muy cerca del perineo, por lo que al punto G del hombre se accede desde atrás. Recuerda que, si te están follando y te estimulas demasiado, puedes acabar corriéndote antes de lo que esperabas. Así que en este caso también recomendamos la tranquiindicelidad 😉

Posiciones con poca profundidad

La tranquilidad y las ganas de hacerlo, unidas a un buen lubricante, deben ser suficientes para que el dolor desaparezca casi por completo (aunque recuerda que al meterla, la sensación para el pasivo siempre es un poco rara, pero te acostumbras enseguida), pero si es una de tus primeras veces, prueba a adoptar una postura en la que la penetración no sea muy profunda. Una buena opción es estar los dos tumbados de lado, uno dándole la espalda al otro.

Estos son nuestros 3 consejos para el sexo anal menos doloroso. ¿Los vas a poner en práctica este mismo fin de semana? Estamos seguros de que sí…