Facebook
Twitter

Tag Archives: penes

Cosas que no sabías del pene

1.- El pene más largo documentado mide un total de 34, 3 cm en erección y 24 cm en reposo. Su propietario Jonah Falco, no ha querido nunca dedicarse a la industria del porno, pese a su destacado miembro.

2.- Gran parte de la erección depende del flujo de la sangre hacia esa zona. La cosa es que el tabaco calcifica los vasos sanguíneos y esto dificulta la circulación eréctil. Una razón más para dejar d fumar.

3.- En promedio, el orgasmo de un hombre dura alrededor de 6 segundos, mientras que el de las mujeres puede llegar a durar unos 23 segundos.

4.- Los médicos pueden hacer crecer hasta 23 metros cuadrados  la piel del prepucio circuncidado de los niños, que se utiliza para recomponer los pezones de victimas de quemaduras.

5.- Existen 2 tipos de penes, los que se expanden al tener la erección, son los crecientes, y los que no se expanden, pero parecen grandes todo el tiempo, son los exhibicionistas.

6.- La ballena azul es el mamífero con el pene más largo (2,5 metros) y la musaraña es el que lo tiene más pequeño (5 milímetros). Los humanos estamos bien dotados si nos comparamos con nuestros primos los simios, pues un gorila adulto tiene un pene de 5 cm.

7.- La especie más antigua de la que se tienen registros de un órgano sexual similar al pene es una criatura marina llamada “Colymbosathon ecplecticos”. Se trata del pene más antiguo del mundo. Este crustáceo medía unos 5 cm. Vivió en el mar hace unos 425 millones de años y fue descubierto por científicos de la Universidad de Leicester (Reino Unido) en 2003.

 

Los penes a lo largo de la historia

Actualmente, en nuestra cultura es normal que los penes grandes se luzcan con orgullo. Las portadas de las revistas las protagonizan hombres con penes grandes, y evitan mostrarlo aquellos que no tienen esta característica entre sus piernas. Sin embargo, no siempre ha sido así, e incluso hubo épocas en las que tener un pene de un tamaño prominente podía llegar a ser una deshonra.

Aritz Resines Ruiz, politólogo y sexólogo, ha investigado a través de diferentes épocas la evolución del culto rendido a los genitales masculinos, y más específicamente al tamaño del pene.

Desde la prehistoria se relacionó el tamaño con una mejor capacidad de reproducción y una mayor fertilidad. El concepto se mantuvo en la Antigua Gracia, aunque se relacionó con un exceso de impulso sexual, lo cual no era bien visto. En esta época, se consideraba que los de menor tamaño conferían al hombre una mayor capacidad de razonamiento filosófico y de decisión política. Es por ello que las esculturas griegas tienen un pene pequeño, salvo la de Príapo, dios menor que debido a la infidelidad de su madre (nada menos que Afrodita), fue ‘condenado’ a cargar para siempre con un falo descomunal y en permanente erección.

En la Antigua Roma, el punto de vista era totalmente distinto; de hecho, tener un pene grande y ancho era lo preferido.

Durante la Edad Media se mantuvo esta concepción, aunque eran muy escasas las esculturas que mostraban al hombre desnudo, ya que fue un periodo marcado por el puritanismo y la represión sexual. En el Renacimiento, con la vuelta a la cultura clásica, los penes pequeños eran de nuevo sinónimo de belleza y sabiduría; tenemos una muestra de ello en el maravilloso David de Miguel Ángel.

En el siglo XX comenzaron a realizarse estudios sobre sexología y se empezaron a dejar de lado las concepciones míticas y culturales, valorándose más los factores físicos.

 

penes